jueves, 9 de noviembre de 2017

Hoy continuamos con el relato ganador de 3º de ESO, cuya autora es Renatta Franco García del curso 3º ESO B.
Esperamos que disfrutéis de su lectura.



El llanto inocente
Aquel día me levanté, cogí mi bicicleta y me dirigí al bosque, a tomar el atajo de siempre que me conduciría a mi escuela de pintura.
Pasé por debajo de una zona muy grande y con muchas hojas, intentando esquivarla, pero me fue en vano, pues di con una de sus hojas en la cara y me cayó todo el agua de la tormenta que hubo la noche anterior.
Rodeé un charco y salí a una arboleda donde se encontraba un riachuelo y ahí fue donde empezó todo.
Escuché un suave llanto, como el de un niño pequeño. Frené la bicicleta y me bajé de ella. Me manché todas las botas de barro. Me dirigí a las rocas de donde proveía aquel sollozo, y allí había un niño pequeño de unos siete u ocho años, con toda su peculiar ropa mojada, con grandes manchas de barro y le faltaba un zapato. Co un color de piel paliducho donde se marcaban sus grandes ojeras. Me acerqué aún más a él. Él me miró y me saludó. Fue en ese momento cuando decidí hablarle:
-          Hola pequeño, ¿Qué te ha pasado? Dije con un tono de voz dulce.
Me contó que había tenido una accidente y que si lo podía llevar a su casa que se encontraba al final del camino. Ya que me cogía de paso, accedí. Lo monté en la parte trasera de mi bici, pues decidí ayudarlo.
Una vez sentado en el portaequipaje y agarrado a mi cintura, empecé a pedalear y entablé una conversación. Él, comenzó contándome que había tenido un accidente causado por una tormenta. Iba con su familia en su coche, con su hermano mayor y sus padres cuando cayó, justo delante de ellos un rayo, haciendo que su padre, que iba conduciendo, frenarse de golpe y al acto comenzase a derrapar. Al despertarse, ya no estaba ni el coche ni su familia, solo él en aquel lugar.
A cada paso que me iba contando esto, notaba una forma de expresarse y una fluidez muy extraña, pues me resultaba antigua, igual que cuando hablaba con mi abuela y a la vez iba notando un peso excesivo en la parte de atrás de la bici, pero él seguía hablando tan normal y yo seguía escuchándolo.
Me contaba,  con voz tenebrosa, que pasó la noche solo, en el bosque, durmiendo entre unas grandes rocas a pie de un árbol. Pasó frío, angustia …hasta que como él expresó con ilusión, llegué yo. Su historia me conmovió. Era tan pequeño, indefenso…
Seguí pedaleando como nunca y seguí notando aquel peso. Entonces, pensé en girarme para ver aquello que me inquietaba….y acto seguido, lo vi.  Aquel niño pequeño, deforme, con las piernas  arrastrando, sus larguísimos brazos caídos por encima de las piernas. Lo miré a la cara, cara que estaba tan estirada que se deformaba su rostro. Lo fui a tocar y desapareció. No estaba. Miré a mi alrededor y no estaba tampoco. No entendía nada…¿me habría vuelto loca? Me bajé y me senté en el suelo para recapacitar. Al cabo de un rato opté por ir a la escuela que estaba muy cerca y era mi mejor opción. Pedaleé a toda velocidad y entonces escuché su llanto. Venía de detrás de mí. Me giré. No estaba y cuando volví a mirar hacia delante, allí estaba, parado en frente de mí y entonces choqué contra él y caí. Me levanté y salí corriendo, gritando y no volví a mirar hacia atrás.
Pasadas unas semanas, aún no me lo creía. Investigué, ya que me sonaba mucho lo ocurrido y encontré en un libro de mi madre una antigua leyenda, mito…que decía:
“Si en aquel, aquel bosque, su llanto oyes, huye y corre, no mires hacia atrás ni hacia delante….solo corre o te pillará y será espeluznante”.
Cuenta la leyenda que si alguna vez vas al bosque solo y empiezas a escuchar un llanto leve, un sollozo, un llanto….solo huye o no querrás acabar como él, pues esto demuestra que por muy inocente que parezca algo…no siempre lo va a ser”.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Cada día de esta semana publicaremos en el blog uno de los relatos ganadores del concurso de la pasada semana con motivo de Halloween.

Hoy tedréis la oportunidad de leer el relato ganador de 1º de ESO, cuya autora se llama Rocío Marín Fernández y está en el curso 1º ESO C.




Una noche en el cementerio
Hace mucho tiempo en un viejo cementerio de Madrid una familia velaba por su hija fallecida hacía unas semanas. Esa noche, el hermano se escapó de casa para ir al cementerio. Juan, que así se llamaba, caminaba la noche de Halloween entre gente disfrazada y divirtiéndose, pero a Juan no le parecía divertido. Cuando estaba llegando al cementerio, un viejo arrugado estaba de espaldas en la puerta y cuando se dio la vuelta, su cara estaba descompuesta. Juan se asustó y se fue corriendo. Volvió a su casa y sus padres no estaban. Se metió en la cama e intentó dormir, pero no podía porque estaba muerto de miedo. Estuvo un momento en la cama pero, al final, decidió levantarse e ir otra vez al cementerio.
Esta vez no estaba el viejo y Juan decidió entrar.
Cuando estaba dentro empezó a leer las lápidas de las tumbas. Algunas estaban quitadas y no estaba el ataúd. Juan fue a la tumba de su hermana y se puso a rezar.
Sintió que había alguien observando, por lo que decidió irse, pero cuando iba a salir, la puerta se cerró. Juan miró a su alrededor y no vio a nadie. Empezó a pensar por qué se había cerrado la puerta y una de sus conclusiones era que el cementerio estaba encantado.
En ese momento, el cementerio empezó a temblar y las tumbas a abrirse. De ellas salieron murciélagos, serpientes…
Pero lo más impresionante fue cuando del suelo se abrió una trampilla y de ella salió una gran escalera que iba hacia abajo. La escalera estaba oscura y llegaba a una pared donde había un papel con una historia. Mientras Juan la estaba leyendo, la trampilla se cerró y la escritura del papel cambió y de pronto decía:
-          Para salir de aquí deberás resolver la siguiente adivinanza:
Es que le toco, y me da miedo;
Es que le tomo, y no puedo;
Y vendrá el día en que igual yo quedo.
Juan se puso a pensar y por fi dijo:
-¡El esqueleto!
Cuando terminó de decir la respuesta, se abrió otra trampilla que hizo que Juan cayera a un tobogán largo y oscuro. Por el túnel se oían sonidos terroríficos. Al final del tobogán había una gran sala.
Cuando Juan llegó a esa sala, de ella salieron muchísimos murciélagos. En la sala había millones de momias, y en mitad, un libro.
En el libro decía:
Cuenta una antigua leyenda que la noche de Halloween, en el cementerio de Madrid, aparece el monstruo de Halloween y para invocarlo debes decir su nombre tres veces junto a la tumba del cetro del cementerio.
Como Juan era un chico aventurero, decidió invocar al monstruo de Halloween, pero primero debía buscar la manera de salir de allí. Después de un rato buscando la salida encontró una puerta muy pequeñita, pero para abrir esa puerta se necesitaba una llave que Juan debía buscar. Miró por todas partes hasta que al final vio una cosa reluciente al final del tobogán. Juan corrió a cogerla y abrió la puerta, cuando salió, llegó a la puerta trasera del cementerio. Desde allí se veía todo el cementerio. Juan buscó la tumba que debía haber en el centro del cementerio. Cuando la encontró, corrió a verla y al llegar delante de ella dijo:
-Monstruo de Halloween, monstruo de Halloween, monstruo de Halloween…
Pero no pasó nada. Ese hecho seguiría siendo una leyenda para siempre. Juan decidió irse a casa, cuando llegó sus padres aún no estaban pero, de todas formas, Juan había descubierto algo nuevo y se sentía orgulloso de sí mismo por lo que apenas pensó en sus padres. Cuando se fue a dormir, sus padres llegaron y pensando en la leyenda, Juan se durmió tranquilo.

lunes, 30 de octubre de 2017

En primer lugar, dar las gracias a todos los alumnos que habéis participado en el concurso. Ha sido muy difícil la elección, pues había relatos realmente buenos y terroríficos. No obstante, había que elegir un ganador por curso. Así pues, los ganadores del concurso "Relatos de Terror" han sido los siguientes:

Rocío Marín Fernández 1º ESO C
Adanna Rojas Serrano 2º ESO A
Renatta Franco García 3º ESO B
Por su gran participación, 4º de ESO tendrá dos ganadores, uno por curso:
Javier Moreno Sánchez 4º ESO A
Rebeca Franco García  4º ESO B

No olvidéis mañana pasaros por la Biblioteca para leer vuestro relato ganador y recoger vuestro merecido premio.


jueves, 26 de octubre de 2017



Con motivo de la celebración de Halloween, el Departamento de Lengua en colaboración con la Biblioteca organizará un concurso de relatos terroríficos.

Bases del concurso:


1.- Participará todo el alumnado de secundaria del centro.
2.- La extensión del relato no sobrepasará dos folios.
3.- Podrán concurrir a este certamen trabajos originales escritos en castellano, que no hayan sido premiados anteriormente en otros concursos.
4.– Se distinguirán dos categorías:
A).-ALUMNOS DE 1º y 2º DE LA ESO.
B).-ALUMNOS DE 3º y 4º DE LA ESO.
5.-Las obras de los participantes se entregarán a los profesores de Lengua correspondientes.
6.-El plazo de entrega concluirá el 27 de octubre.
7.– La biblioteca del centro establecerá para cada una de las dos modalidades y categorías un premio
“terrorífico”.
8.-El Jurado lo constituirá la Comisión coordinadora de la biblioteca.
9.- Los relatos premiados se darán a conocer durante el recreo el lunes 30 de octubre.
10.-Los trabajos premiados serán colgados en el blog de la biblioteca.

viernes, 20 de octubre de 2017



Buscamos un logo o una mascota y un lema para nuestra Biblioteca Escolar.

Con motivo del día de las Bibliotecas Escolares que se celebra el 24 de octubre, vamos a organizar un concurso que tedrá lugar durante la semana del 23 al 27 de octubre.


Bases del concurso:

1.- Participará todo el alumnado de secundaria del centro.
2.- El logo o mascota puede ser inventado o relacionado con alguna lectura que os haya gustado: cuento, cómic, aventuras, animal, personaje,...
3.- Acompañando al dibujo se escribirá un lema o frase referida a la lectura como fuente de diversión, aventura, entretenimiento, conocimiento, compañía, …
4.-El tamaño máximo del dibujo será DIN A-4 (folio). Los datos del participante figurarán al dorso.
5.- Los dibujos podrán realizarse utilizando cualquier técnica o material de pintura y se realizarán en el aula durate la hora de tutoría.
6.- Cada participante podrá presentar un único dibujo. Los dibujos-lemas finalistas serán expuestos en el instituto y el ganador o ganadora tendrá un premio sorpresa.
7.- Se formará una comisión que elegirá el dibujo-lema ganador.
8.- La fecha límite para presentar los dibujos será el 27 de octubre.




Anímate y participa.
La mascota/logo y el lema de nuestra Biblioteca
la elegimos entre todos y todas